Técnica Fotográfica


Composición III – Las reglas (1)

 

Ahora que ya hemos visto unas primeras cuestiones sobre composición me toca hablar de algunas de las reglas más extendidas y utilizadas para mejorarla.

Para los que empezamos estas normas son una buena forma de hacernos ver que hay más modos en los que podemos ubicar nuestro elemento principal, encuadrar nuestra imagen, etc. Y aunque no son verdades absolutas si que consiguen que nuestras imágenes sean mucho más impactantes. Además, desde mi punto de vista, nos aportan dos cuestiones fundamentales:

1.- Que asumamos que el elemento principal no tiene por qué estar en el centro de la fotografía. Que es lo que incoscientemente hacemos siempre al principio.
2.- Lo que para mí es más importante. Nos obliga a pensar antes de hacer la fotografía o como decía Ansel Adams: Hacer las fotografías en lugar de tomarlas.

La primera regla que voy a comentar, y una de las más conocidas, es la regla de los tercios.

Se trata de una norma heredada de la pintura clásica y por tanto una distribución que estamos acostumbrados a ver desde pequeños y nos resulta atractiva. Para explicarla de un modo sencillo, indicar que consiste en dividir las fotografías en tercios horizontales y verticales y colocar el elemento principal o punto de interés en alguna de las intersecciones de dichos tercios.

Como siempre se ha dicho que una imagen vale más que mil palabras, os dejo una foto para que os hagáis una idea:

Muy relacionada con la Proporción Aurea, de la que hablaré más adelante, es una forma de descentrar nuestros elementos y conseguir una imagen más armoniosa.

Además, para que te resulte muy fácil aplicar estar regla, los principales programas de edición muestran esta plantilla cuando vas a recortar una foto. Aunque te puedo asegurar que con el tiempo acabarás aplicándolo en el momento de la toma.

Muy relacionada con la regla de los tercios está la regla del horizonte.

La idea de esta regla es la de que en nuestras fotografías evitemos emplazar el horizonte en el centro de la imagen y aprovechando los tercios horizontales que ya utilizamos para la regla de los tercios lo coloquemos en el tercio superior o en el inferior dependiendo del efecto que estamos buscando.

De este modo, si colocas ese horizonte en la línea superior, como en el siguiente ejemplo, conseguirás que lo que destaque sea el primer plano:

Mientras que si lo haces al revés y el horizonte está en el plano inferior, lo que destacará es el fondo:

Por último, una cuestión fundamental sobre el horizonte es la de que no olvides enderezarlo. Un paisaje con un horizonte caído queda fatal y es algo que puedes solucionar muy fácilmente con el programa de edición que utilices habitualmente.

Otra de las normas que debes tener en cuenta es la de la simplicidad. Una vez hayas definido el elemento principal debes procurar que el resto de la imagen sea sencilla y no distraer la atención de quien la está viendo hacia otros elementos. Por ejemplo, ¿te has dado cuenta de qué me ha ocurrido en la imagen anterior? Quería resaltar la ciudad y el cielo colocando el horizonte en el tercio inferior, pero la zona con las rocas resulta tan atractiva que ha minimizado el efecto que pretendía conseguir. Seguramente si ese primer plano fuese cemento o una playa de arena lisa la ciudad destacaría muchísimo más. En resumen, elimina distracciones.

Para conseguir esa simplicidad también puedes utilizar otra regla muy recurrente que es la de llenar el encuadre. Cuanto mayor sea la proporción del encuadre que utilice tu elemento principal menos distracciones tendrás en el mismo.

De forma opuesta, tenemos la posibilidad de destacarlo utilizando el llamado espacio negativo, espacios vacíos, que normalmente dejan a nuestro sujeto en uno de los lados de la imagen aportando además sensaciones de soledad, aislamiento, calma, etc.

Otra norma que puedes utilizar para que la imagen resulte más impactante es la del enmarcado, que consiste en utilizar elementos naturales o artificiales para destacar el punto de interés. Estos elementos pueden ser muy variados como arbustos, ramas, puertas, ventanas, etc.

Cuando intentes realizar una de estas fotos “enmarcadas” es muy importante que enfoques sobre el elemento principal ya que corres el riesgo de que lo enfocado sea el marco y el punto de interés no se aprecie o no se vea nítido.

También puedes usar las líneas ya que te permitirán guiar la vista de quien observa tus fotos hacia el elemento que quieras destacar (esto también es llamado flujo):

Como podéis ver en este ejemplo se trata de unas líneas convergentes que parten de las esquinas de la fotografía y nos llevan hacia la parte superior de la escultura.

Otro ejemplo del buen uso de estas líneas sería la siguiente imagen de Juan Juanatey que con esas líneas de la carretera lleva nuestra mirada hacia el velero que surca el mar:

Otro recurso habitual es le uso de elementos simétricos y patrones. El hecho de que la simetría esté constantemente presente en los elementos naturales hace que su presencia en nuestras fotos nos transmita armonía y que cuando esta se rompa nos traslade tensión.

Por último querría hacer referencia a la regla de la dirección. Esta regla consiste, básicamente, en que cuando un elemento esté en movimiento, o parezca estarlo, el espacio vacío respete la dirección de ese movimiento.

Por ejemplo, en este caso, tenemos claro que el elemento principal es la niña que camina entre los charcos. La hemos destacado con el color y emplazándola en un tercio de la imagen pero sin duda no tendría la misma fuerza si el espacio libre estuviese a su espalda en lugar de hacia donde se dirige.

Ocurre lo mismo con los retratos, es recomendable encuadrar teniendo en cuenta la mirada del sujeto y hacia donde se dirige dejando aire en la dirección de la misma.

Como podrás apreciar por este ejemplo, la imagen resultaría más atractiva si el modelo estuviese mirando en la otra dirección.

Estas son algunas de las normas o reglas de composición que considero más relevantes pero, por supuesto, hay muchas más y comentaré algunas más adelante.

Es importante que comprendas que sólo son un medio para evolucionar en tu aprendizaje, son el primer paso para que tus fotos sufran una evolución importante, pero no son una verdad absoluta y posteriormente a medida que tus conocimientos aumenten descubrirás cómo y cuando romperlas.

Espero que estos consejos te ayuden y, como siempre, agradeceré tus comentarios y preguntas.

Gracias por la visita!!

Por Diego Velo Sábado, 3 de septiembre de 2011, a las 4:50 pm

Discusión


2 comentarios


  1. Gracias Diego, a mi me están siendo muy útiles

    David Vazquez el 7 de septiembre, 2011, 12:04 pm
  2. No hay de que David. Estaré pendiente para verlas en Flickr ;-)

    Diego el 7 de septiembre, 2011, 7:32 pm

Escribe tú comentario