General


COMPOSICIÓN I – Introducción

 

En la fotografía y en otras artes podemos decir que la composición es la forma en que se ordenan los elementos en una escena. Recordando lo que comentaba en entradas anteriores, es la forma en que presentamos al sujeto principal de nuestra foto y cómo lo destacamos en la misma.

Se trata de algo muy personal ya que depende de nuestra visión y de lo que pretendamos representar, sin embargo todos vemos imágenes constantemente y nos hemos acostumbrado a leer o interpretar las fotografías de un modo determinado. Es probable que no seas capaz de definir una composición adecuada y que tus fotografías todavía fallen en este aspecto, sin embargo sí que es posible que, después de haber visto miles o millones de fotografías durante toda la vida, algo te chirríe cuando ves una imagen con una composición incorrecta.

En primer lugar es muy importante reseñar que cualquier imagen tiene un número limitado de composiciones (muy alto, pero limitado) por lo que es muy difícil hacer algo que nadie haya hecho antes (sobre todo desde que todo el mundo tiene una cámara digital) pero sí que podemos esforzarnos en que nuestra composición sea lo más efectiva posible. Pasando, como decía Ansel Adams, de tomar fotos a hacer fotos.


La imagen de la Torre Eiffel que cualquiera haríamos en una visita a París

Una típica foto de un viaje a París



Guillaume buffet

Guillaume buffet

A los que empezamos en la fotografía los primeros consejos que nos dan sobre composición son una serie de normas o reglas que en teoría definen una buena composición. Estas “normas” no son más que recomendaciones para que tus fotografías se adapten mejor a ese sistema de lectura que antes comentábamos. Sin embargo este es un tema que trataré en próximos posts ya que para empezar creo que es importante hablar de los elementos fundamentales de la comunicación visual.

El punto: el elemento básico que está constantemente presente en la naturaleza (donde son muy raras las formas rectas). En cualquier imagen es poderoso y atractivo. Además debemos tener en cuenta que 2 puntos son usados habitualmente para representar una distancia.






La línea: es una unión de varios puntos. Normalmente estamos acostumbrados a verla como una muestra de direccionalidad o una separación entre dos tonos. No tiene por que tratarse de una línea recta (no sé porque todos pensamos en una recta cuando nos nombran la línea) y es lo que normalmente utilizamos para dibujar (los bocetos). Se trata de un elemento muy dinámico y tiene muchas connotaciones en función de su forma, sentido, etc.






El contorno: no es más que una línea cerrada. Hay 3 tipos de contornos básicos: El cuadrado (que transmite estabilidad), El triángulo (que con su diagonal refleja inestabilidad y tensión) y el círculo (la repetición, infinitud, etc.)






El tono: Se trata de la intensidad de la luz que modela los objetos. Gracias a que la luz se reparte entre los distintos elementos de nuestra fotografía de forma no uniforme conseguimos que la misma presente distintas tonalidades. Así por ejemplo Ansel Adams hablaba de 9 zonas desde el blanco puro al negro absoluto. Estas diferencias entre los tonos permiten que apreciemos volúmenes y aportan dimesión y profundidad a la foto.




Ansel Adams

La textura: Se trata de la superficie de los elementos que mediante distintas variaciones tonales nos evocan el sentido del tacto.




David Gunter

La escala: Para poder percibir el tamaño o dimensiones de un elemento será necesario utilizar otro con el que podamos compararlo porque aunque todos mentalmente podamos asumir que lo que estamos viendo es enorme o minúsculo si no tenemos algo con que ponerlo en relación en nuestra foto nos resultará más difícil comprender esta dimensión.




Franz Neumeier

La dimensión: Salvo tomas realizadas con modernas cámaras 3D nuestras fotografías sólo tienen 2 dimensiones y, por tanto, no tienen un volumen real. Por eso para “simular” esta dimensionalidad, que sí percibimos en la vida real, tenemos que utilizar distintos trucos recurriendo a cuestiones como el tono o a técnicas como la perspectiva. En próximas entradas comentaré como puedes aumentar esa sensación de volumen dando más dimensión a tus fotos.





El movimiento: Otra ilusión que incorporamos a nuestras fotografías. Éstas no tienen movimiento pero constantemente intentamos reflejarlo mediante diferentes técnicas. Normalmente con una velocidad rápida de obturación congelamos la caída de una gota y con una lenta realizamos un barrido de un coche de rally. Además, mediante la composición también podemos hacer llegar ese movimiento a la persona que ve nuestra imagen haciendo que desplace su vista por ella en el sentido que deseamos.






El color: Al igual que el tono el color deriva de cómo se refleja la luz en los distintos objetos. La cuestión del color desde mi punto de vista merece un capítulo aparte por tratarse de algo complejo con muchos significados y simbolismos.

Gracias por la visita!

Por Diego Velo Miércoles, 29 de junio de 2011, a las 8:46 pm

Discusión


Todavía no hay comentarios


Escribe tú comentario